sábado, 26 de enero de 2008

LOS RETRATOS DE MONVOISIN

TELEVISIÓN. La vida de Raymond Monvoisin (1790-1870) en la pantalla:

Los retratos de Monvoisin serán el hilo conductor de la serie de TV

Por Cecilia Valdés Urrutia

Las pinturas de Monvoisin protagonizarán la serie sobre la vida de este pintor francés del siglo XIX, quien retrató a la aristocracia criolla. Los colores de sus cuadros pautearán la ambientación.
Su director, Mario Velasco, da a conocer detalles.

Monvoisin llega a Chile en 1843. Se encuentra con un Santiago casi en penumbras. Que vive, desde el anochecer, a la luz de vela o con un mechero de gas. No hay alcantarillado y la sencilla arquitectura de adobe y tejas domina la ciudad.

Pero es también el Chile que recibe las primeras "donnas" que cantan arias de Bellini y Donizetti en el primer Teatro Municipal de Santiago, como reseñara el historiador Eugenio Pereira Salas en el libro "Raymond Quinsac Monvoisin".

Los espectadores de la ópera constituyen la alta sociedad chilena. La clase dirigente. La misma que protagonizará la paleta y vida del burgués francés, durante sus años en el país.

La historia consigna que casi ningún hombre notable escapa a su pincel. Las familias caen bajo el dominio de su arte, prolijo en los detalles que traslucen la interioridad.

Todos querrán un retrato suyo. Presidentes, ministros, militares, familias históricas, como los Carrera. La mayoría de sus retratados pasarán a ser sus amigos. Y sus obras pasan a integrar nuestra historia del arte, e ilustrarán un momento del desarrollo social y político del país.


Grabaciones en Francia

El desafío de hacer una serie de televisión con este personaje es difícil. Más aún tratándose de la primera serie en Chile para cine y televisión, sobre un pintor europeo que hizo parte de su trayectoria en nuestro país.

Este esperado proyecto, premiado por el CNTV, se remontará a Francia, país de donde viene el pintor, nos dice su director y guionista, propietario de la productora Magallanes, Mario Velasco. "Viajaremos a grabar la casa donde murió en las afueras de París, en 1870, la que compartía con su sobrino Gastón Raimundo Monvoisin. Él había regresado de Chile en 1857. El resto se grabará aquí, incluso su estadía en Buenos Aires".

La puesta en escena será pensada para el espectador de hoy, precisa. "No queremos hacer un documento histórico, sino una serie de entretención, basada en hechos y documentos, y con ficción. Será más bien la historia de un descubridor, quien le dio un sentido estético a la sociedad. Los vistió con su obra", señala el director.


Mal de amor

El texto base para el guión ya está listo. Lo escribió Mario Velasco, asesorado y junto al profesor y teórico del arte Justo Pastor Mellado.

El primer capítulo comienza con los problemas sentimentales y laborales de Raymond Monvoisin. Cuando el mundo del trabajo se le cierra y el afectivo se le quiebra. "Aparece su conflicto con el director del Museo del Louvre, Alphonse de Cailleux, por el problema de interpretación de su obra 'La batalla de Denain'. En lo personal es plausible suponer que su mujer, Domenica Festa, se fue con otro. Los biógrafos no lo dejan claro, pero Monvoisin recuerda a su mujer con la frase: 'Ay bien funesto, origen de todas las tribulaciones que he sufrido hoy'", nos describe Velasco.

Su amigo Mariano Egaña, quien era embajador en París, le insinúa por entonces a Monvoisin que se venga a Chile para fundar la Academia de Bellas Artes, que era el deseo del Presidente Bulnes. "Como buen romántico, parte hacia el fin del mundo", destaca el director.


La sociedad lo espera

La obra de Monvoisan llega con un sello de prestigio. Tiene una trayectoria conocida. Había sido también discípulo de Guerin, maestro de Delacroix.

Pero el pintor francés se enfrenta a un Santiago provinciano. "Las casas eran poco suntuosas. Leí que el mayor activo eran las ropas de lujo. La vestimenta cotidiana era básica, simple. Los trajes que vemos en sus cuadros eran escogidos para el retrato. No era la usanza común", acota Velasco.

La época del pintor en Chile coincide con dos periodos de transformación de la sociedad, como escribió Feliú Cruz: "Entre 1843 y 1845, cuando el romanticismo europeo ha prendido en ella. Luego, de 1848 a 1857, cuando ese mismo romanticismo toma sus formas más allá del arte literario, en el espíritu de la sociedad, del arte escénico, en la política y las costumbres. Monvoisin contribuye con su arte a formar el gusto por la pintura".


Cada mano se cobra

-¿Cómo recrearán la época?

"Seremos fieles a la historia. Pero vamos a polarizar la realidad. Acentuaremos los contrastes entre los salones ricos de la época y los exteriores humildes, que grabaremos en un pueblo cercano a San Fernando".

Filmarán también en el Palacio Cousiño y en un salón del Palacio de La Moneda. Porque supuestamente el Presidente Bulnes le iba a encomendar a Monvoisin la fundación de la Academia de Bellas Artes, lo que no se concreta... Alejandro Cicarelli la inaugura casi 10 años después.

Monvoisin centra su práctica pictórica en el retrato. "Trae lo que se está haciendo en ese momento en Europa: el claroscuro. La luz y sombra. Ofrece la posibilidad de representar una sociedad como se presenta en Europa".

Llega a montar una verdadera fábrica de retratos. Tenía un gran sentido comercial. Compra la hacienda Marga Marga. Y sumar partes del cuerpo encarecía una obra suya: una mano valía distinta a dos y si se incorporan los pies era más caro. El tamaño de la tela influía en el costo de la pintura. "El rostro era lo más caro. Es la tradición europea. Goya también cobraba por el rostro y si el cliente quería manos cobraba más. En el caso de Monvoisin, el fondo del cuadro lo pintan sus ayudantes. Los ropajes, él y su ayudante, Clara Filleul", detalla Mario Velasco.

Los retratos serán los ejes de la serie televisiva. "Tenemos un cuerpo narrador de cerca de 300-400 retratos que hizo en Chile. Los demás son estudios sobre él, y escritos que dejó. Porque así como los impresionistas dejaron cartas y la BBC hizo una serie de gran éxito en Europa basada en cartas, nosotros haremos esta serie basada en retratos", afirma el director de la serie de UCV TV.

Monvoisin pintó a figuras políticas como el Presidente Manuel Bulnes y Mariano Egaña. También a intelectuales, como Andrés Bello. Retrató a la ya anciana Javiera Carrera; a Manuel Montt. Plasmó a grupos familiares, como los Marchant Pereira y la gran familia de Dámaso Zañartu, con el cerro Manquehue detrás. La mayoría de estas pinturas están en colecciones particulares, y en el Museo de Bellas Artes, el Museo Histórico Nacional y el Palacio Cousiño.

-Para caracterizar a la clase alta y dirigente chilena del siglo XIX ¿cómo evitarán caer en la artificiosa y cursi interpretación en que se suele incurrir?

"No estamos hablando de un arquetipo. Con los actores escogidos estamos bastante asegurados (ver recuadro). Hay que tener en cuenta, además, que los que tienen fortuna en esa época son gente refinada; con fortuna de antes".


Romance con la ayudante

Al mismo tiempo, habrá una cuota de ficción en la serie, en términos de sus roces con el poder político, cuenta. En lo sentimental, recrearán una historia de amor. "Habrá un crítico en la serie que detesta su afrancesamiento. Y también aparecen escaramuzas políticas. Monvoisin sabe que al apoyar a Francisco Bilbao -de lo que no hay certeza- se separaría de quienes le dan de comer".
-¿Crearán una historia de amor a partir de la relación de Monvoisin con su ayudante Clara Filleul.

"Sí. La vida de Monvoisin incluye una historia de desamor con su mujer y una de abandono con su hija. La deja de 11 años en París y no la ve más. También a partir de ciertas informaciones le armamos una historia de amor con su ayudante Clara. Hay hechos como que ella lo siguió a todas partes. Viajan al sur. Lo acompaña a Perú. No obstante, su biógrafo David James es pudoroso al tocar el tema".


Colorimetría de la historia

Las obras las van a fotografiar en digital y ampliar a tamaño original sobre tela o PVC. "El objetivo es tener 40 o 50 obras montadas en bastidores. Esas telas, en la serie, serán acarreadas por las calles de la ciudad, lo que contrastará con las calles polvorientas de entonces", adelanta Velasco.

Y a partir de los cuadros de Monvoisin obtendrán el color, la "colorimetría" de la serie. "Vamos a trabajar los opuestos: grabaremos el exterior en verano para tener una luz más dura. Estamos hablando de polvo, casas bajas, adobes, pocos árboles. Mientras que el interior va a tener más penumbra, porque se habla del claro y oscuro".

-¿Filmarán con vela natural, porque ustedes citan la película "Barry Lyndon"?

"Tenemos nuestras películas favoritas, que nos inspiran. Ojalá pudiéramos lograr algo similar a lo que hizo Stanley Kubrick en Barry Lindon. Vamos a usar velas. Claro que cuando Kubrick hizo esa película fue una proeza. Las cámaras no estaban adaptadas para filmar así. Hoy sí".

Monvoisin trae a Chile, por primera vez, el estilo de los retratos de los salones europeos. Trae el claros- curo. La sociedad lo recibe con ansiedad. Todos quieren ser capturados por su paleta.
¿Pintor Romántico?

El Museo Nacional de Bellas Artes nos abrió sus salas y bodegas con motivo de Monvoisin. Tuvimos acceso a obras, especialmente retratos de personajes de nuestra aristocracia del XIX, como la de Luisa Gómez de Reyes, entre la docena de pinturas que tiene el MNBA.

Para el director del museo, Milan Ivelic, la obra más importante que tienen es la histórica "Nueve de Termidor". Por cierto los retratos: las pinturas donde se desprende del neoclasicismo, estilo imperante en la Academia, y en el cual él se forma."Mientras que el Romanticismo es la exaltación del yo subjetivo, que implica la capacidad de proyección del interior psicológico, fundamentalmente a través del sentimiento.


Ilustres retratados

Entre los personajes retratados por Monvoisin en Chile figuran el presidente Manuel Bulnes, Andrés Bello, Mariano Egaña, José Manuel Ramírez, José Miguel Infante, Bárbara Molina, Mercedes Herrera, Isidoro Zegers, Henry Picolet d'Hermillon, Enriqueta Pinto de Bulnes, Tomás Tocornal, Julia Codesido, Carmen Alcalde de Cazotte, familia Marchant Pereira, Agustín Eyzaguirre, Domingo Eyzaguirre, Juana Valdés de Abott, Rafael Maroto, Dámaso Zañartu y familia, Mercedes Fontecilla de Carrera, Emilia Herrera de Toro, Glorinda Vicente, la familia Urmeneta, Mercedes Rosales del Solar, Pedro León Gallo, Paula Aldunate, Diego Errázuriz, Francisco Ramón Vicuña Larraín, Ramón Subercaseaux, Jorge Huneeus, Isidora Goyenechea de Cousiño, Carmen Mackenna de Vicuña, Henry Scévole Cazotte y Juan de Dios Gandarillas, entre otros muchos. Durante su estadía en Buenos Aires, Monvoisin pintó el famoso de José Manuel Rosas. En Brasil hizo el retrato del Emperador Pedro II.


Elenco y tiempos

La música de la serie sobre Monvoisin estará a cargo de Jorge Arriagada. La idea es hacerla más contemporánea.

Habrá 50 o 60 actores en escena, entre extras y protagonistas, nos cuenta Mario Velasco, creador y encargado de la serie. También es publicista, estudió cine y guión, y trabajó con Juan Downey en Nueva York.

"El elenco será protagonizado por Bastián Bodenhofer como Monvoisin, quien se educó en Francia, habla perfectamente francés y físicamente es parecido -nos agrega Velasco-. Luciano Cruz Coke hará de Francisco Bilbao y Gracia Subercaseux interpretará a Carmen Alcalde de Cazzote".

La serie empieza a filmarse en unos meses más, para ser proyectada en el año del bicentenario. "Haremos una preproducción larga. Tendremos todo dibujado antes en story board. La filmación no durará más de un mes". El productor es Luis Araneda, el mismo de las películas del Rumphy. Ya tienen 120 millones entregados por el CNTV. Se transmitirá por UCV TV. Harán un largometraje de 90 minutos que mostrarán en salas de cine. Y barajan la posibilidad de hacer la coproducción con Francia.


El Mercurio
www.elmercurio.com
www.emol.com
Artes y Letras
Páginas E4 y E5
Domingo 18 de noviembre de 2007

No hay comentarios: